... la Barcelona ...

El Negro Domingo

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido retirar el próximo 4 de marzo la estatua que Antonio López y López (más conocido por su título de Marqués de Comillas), tiene en la Ciudad Condal a causa de su triste historial como esclavista.

Hoy nos vamos a acercar hasta Barcelona para observar y echar un último vistazo a una figura escultórica que tiene sus días contados de exposición en la vía pública.

Es una escultura que hace referencia a un hombre de negocios y gran mecenas cultural que supo ganarse el prestigio y el respeto entre los notables de su tiempo dejando un legado importante, no sólo en Barcelona sino también en Comillas, su lugar de nacimiento. Pero, tras su fallecimiento, su figura sufrió una cruel animadversión y un feroz rechazo de una parte de la sociedad llana al ser desvelado el origen de su inmensa fortuna.

Es un caso peculiar ya que otros prohombres coetáneos a él y con negocios parecidos no obtuvieron ese menosprecio tan virulento mostrado por parte de la sociedad de la época. Y el acontecimiento parece repetirse actualmente con el rechazo a mostrar en un lugar público a un personaje controvertido y a hacer olvidar unos hechos que englobaron a una sociedad que se benefició de la esclavitud.

Y ese último vistazo al que hacíamos referencia se debe a que el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido retirar el próximo 4 de marzo la estatua que Antonio López y López (más conocido por su título de Marqués de Comillas), tiene en la Ciudad Condal a causa de su triste historial como esclavista.

La escultura preside la plaza que lleva su nombre, ubicada junto al emblemático edificio de Correos y en la parte baja de la Vía Layetana, cuya apertura y urbanización ayudó a financiar. Éste pasa por ser un lugar de poco tránsito en un barrio, el del Born, en el que el trasiego de turistas y viajeros es intenso.

Antonio López y López nació en el seno de una familia con pobres recursos económicos en la localidad cántabra de Comillas en 1817. Su padre murió siendo él aún un crío y a los 17 años tuvo que emigrar a Cuba huyendo de una reyerta. Allí conoció y se casó con Lluïsa Bru, hija de un importante comerciante catalán afincado en la isla. Con la dote compró varios barcos mercantes y una plantación de café con la que emprendió una fulgurante carrera llena de grandes éxitos comerciales y mercantiles. En 1856 decidieron volverse y adquirieron el Palau Moja, en Barcelona.

Durante la segunda mitad del siglo XIX la vida política era primordial para ser alguien dentro de esa sociedad española. Había que saberse mover para conseguir importantes privilegios y Antonio López lo supo hacer. De este modo consiguió los monopolios del transporte y correo, de tropas y de material de guerra hacia Cuba, lo que le llevó a tomar amistad con el monarca Alfonso XII.

Se convirtió en uno de los indianos más poderosos del país refundando en 1857 la Compañía Transatlántica de Vapores, en 1876 el Banco Hispano Colonial y la Compañía General de Tabacos de Filipinas, en 1881.

Debido su aporte financiero a la guerra de Cuba y a sus negocios recibió por parte del rey Alfonxo XII el título de Marqués de Comillas en 1878.

A su muerte, ocurrida el 16 de enero de 1883 se le honró y elogió en esta ciudad que lo acogió con un monumento (inaugurado en 1884) donde participaron en su concepción y elaboración célebres escultores y arquitectos del momento.

En el pedestal se observa la Alegoría del Banco de Crédito Mercantil y del Banco Hispano Colonial, esculpida por Lluís Puiggener.

La planificación del monumento corrió a cargo de Josep Oriol Mestres. El bronce con el que se esculpió su figura, llena de porte, se obtuvo de la fundición de planchas provenientes de varios de sus barcos desguazados. Esta escultura fue realizada por Venanci Vallmitjana i Barbany.

Un vistazo a los cuatro relieves alegóricos que revisten los laterales del pedestal nos sumergen en la exaltación de sus empresas así como al Progreso (muy en boga en aquellos años).

De esta forma podemos observar:

Alegoría de la Compañía General de Tabacos de Filipinas, realizada por Francesc Pagès.

Alegoría del Banco de Crédito Mercantil y del Banco Hispano Colonial, esculpida por Lluís Puiggener.

Alegoría de la Unión de ferrocarriles de Francia, realizada por Joan Roig i Solé, y

Alegoría de la Compañía Transatlántica Española, esculpida por Rossend Nobas.

Pero no todo lo que envolvía a su vida parecía ser tan placentero.

Un pasado oscuro se cernía sobre su figura intachable y llena de éxitos.

Inmediatamente después de su muerte, su cuñado, Francesc Bru, escribía un libro denominado “La verdadera historia de Antonio López y López” en el que identificaba la fuentes de la cual provenía la riqueza de nuestro personaje: el tráfico de esclavos.

En aquellos tiempos estaba prohibido por ley el tráfico de humanos aunque se seguía haciendo bajo la argucia de los que se denominaba el Comercio Triangular. Era una ruta comercial que recorría los tres continentes que bordean el Océano Atlántico. Se trataba de un aprovechamiento de los tiempos y de los recursos para comerciar con materias manufacturadas de Europa que eran enviadas a las costas africanas para intercambiarlas por esclavos. Desde allí los barcos partían hacia América donde esa mercancía humana era vendida y nuevamente se volvían a llenar las bodegas con materias primas para ser enviadas a Europa. Era un comercio que traía pingües beneficios para el comerciante y que requería un excepcional conocimiento y confianza con los negreros para que la operación saliera bien.

Parece claro que las relaciones entre ambos cuñados no eran demasiado agradables por los términos en los que se refiere al marido de su hermana ya que, además de hacer público mediante el libro que nuestro personaje era un esclavista en toda regla también aprovechó para retratarlo como un analfabeto y un ser que mostraba enorme desprecio hacia la brutalidad humana siendo su máxima que no importaba la forma (legal o ilegal) de hacer negocios para conseguir un fin con tal de obtener el máximo beneficio de su acción comercial.

Estas confesiones motivaron que el pueblo llano se exacerbara con el protagonista de nuestra historia e incluso se llegó a proponer la retirada del monumento por parte de un semanario de la época.

No obstante, la escultura se mantuvo allí hasta el inicio de la Guerra Civil Española en la que fue retirada por miembros anarquistas y fundida para fabricar balas.

Ya finalizada la guerra, en 1941, el régimen franquista encargó una réplica en piedra de la estatua original a otro de los grandes escultores de esta ciudad: Frederic Marès. Ésta es la que observamos actualmente y es la que en breves días pasará a engrosar el fondo del Muhba (Centro de Colecciones del Museo de Historia de Barcelona).

También caben resaltar dos placas acopladas al monumento. La primera de ellas hace referencia al texto que aparecía en el telegrama de condolencia que envió el rey Alfonso XII. En ella se lee “España ha perdido a uno de los hombres que más servicio le ha prestado”.

En la segunda aparecen unos versos del insigne poeta catalán Jacint Verdaguer, dedicados a su mecenas (cabe recordar que el poeta fue capellán en la naviera que fundara Antonio López, fue su confesor personal y, además, el marqués le financió la primera edición de su obra cumbre: L’Atlàntida).

Parece que no todo era perverso en la mente de este ilustre personaje.

Por cierto, el título del artículo hace referencia al apodo con el que era conocido el protagonista de nuestra historia de hoy: El Negro Domingo.

Desde estas líneas os animamos a que la descubráis. Esperamos que la disfrutéis, al menos, tanto como nosotros.

Nos vemos en un próximo rincón. Un saludo desde estas líneas.

Localización:

Nota: Todas las fotos que ilustran este reportaje fueron realizadas por mí en 2017. 

 ©Joan Oliveras. Todos los derechos reservados.

2 replies »

  1. If all sculptures where taken away from their places because of reasons like nowadays’ knowledge about injustice, opression or violence, most places and esteemed buildings were emptied from persons of the history of several thousands of years.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.