Barcelona (Provincia)

Mercado Medieval de Vic – 2016

dscf1594-1

Hoy finalizan cuatro días de mercado medieval en la ciudad de Vic. Del 3 al 6 de diciembre se ha celebrado una nueva edición de su ya famoso Mercado Medieval (y ya va por su 21 edición) en lo que se ha convertido en todo un aliciente comercial típico de la primera semana del mes de diciembre.

Vic es una ciudad de origen romano ubicada en la provincia de Barcelona, que posee una gran diversidad de edificios y espacios de origen medieval, por lo que un paseo por su intrincado centro histórico nos aportará agradables sorpresas.

Comenzamos nuestra andadura por la Rambla del Carme, una gran avenida que ejerce de anfitriona por encontrarse en ella gran número de puestos donde se dan cita una gran diversidad de stands dedicados a la alimentación como pueden ser embutidos, pastelería, quesos, elaboración de panes o conservas, por citar sólo algunos ejemplos. También los artesanos se encuentran con mucha presencia en esta calle.

dscf1892-1-2

Al final de la calle torcemos a mano izquierda para acercarnos hasta uno de los puntos en los que se ubica uno de los tres zocos árabes. Puestos de alimentación con ricas pastas dulces y la posibilidad de tomar un té nos amenizan la mañana y hacen entrar en calor nuestros fríos cuerpos.

dscf1606-1

Desde aquí, nos acercamos a la Plaça dels Sants Màrtirs, donde se engloban diferentes espacios para hacer partícipes a los más pequeños de las casas de diferentes divertimentos. Las actividades previstas están encaminadas a entretener a los más pequeños. De este modo existe la posibilidad de poder realizar un paseo subido en un burro. Diferentes recreaciones de caballos y barcas en madera nos dan sensación de encontrarnos en un pequeño parque de atracciones para niños. Además, desde un espacio habilitado en la misma plaza se cuentan cuentos y hay sesión de títeres.

dscf1669-1

Deambulando por las calles nos encontramos diversos espectáculos callejeros que nos deleitan con sus atuendos y danzas.

dscf1792-1

A través de las calles y siguiendo el entramado de puestos llegamos hasta la Plaça Major, la plaza central y con más bullicio de la ciudad. Es sábado y se junta a este mercado medieval el clásico mercadillo semanal. Todo el espacio está ocupado por puestos donde hay gran movimiento de personas arriba y abajo. Destacan los puestos de ropa, pero también los floristas y la zona de verduras y hortalizas.

dscf1701-1

En esta plaza nos entretenemos observando los pequeños puestos de venta de setas y de trufas. Un paseo por debajo de las arcadas de la plaza nos permite observar las tiendas que hay en todo su recorrido.

dscf1726-1

Alzando las miradas también observamos un cielo azul dominado por la presencia de un globo aerostático, una de las actividades turísticas que se pueden realizar en estas tierras.

dscf1687-1

Salimos de la plaza de la ciudad y nos sumergimos nuevamente por sus calles. Nos topamos con el templo romano, orgullo de su pasado histórico. Es del siglo II de nuestra era y es uno de los pocos edificios religiosos bien conservados de esa época en todo nuestro territorio nacional. Este excepcional estado de conservación se debe a que el templo se encontraba escondido tras el castillo de los Montcada, que lo salvaguardó de ser desmontado para reutilizar su piedra en la construcción de viviendas. Y es que el templo fue descubierto en 1882 durante la demolición del castillo y, por suerte, ha sido preservado desde entonces.

dscf1693-1

Desde aquí nos encaminamos a la Plaça del Pes, donde un olivo luce en sus ramas gran cantidad de mensajes que la gente cuelga en él. Son mensajes de deseos que ojalá se acaben cumpliendo.

dscf1811-1

Nos encontramos diferentes conjuntos de animación de calle, como este grupo que recrea a unas cigarreras armando algarabía a todo lo largo de su trayecto en una composición llena de color y alegría.

Pasamos por la catedral de Sant Pere de Vic, otro de los magníficos edificios de esta ciudad, y de la que ésta toma el nombre. Aunque ya existía una catedral anterior desde el siglo VI, se tienen noticias de ésta desde el siglo IX. Alrededor de ella se construyó el pueblo. En el Museo episcopal se exponen diferentes colecciones de arte además de ofrecer actividades especiales con motivo de este mercado.

dscf1829-1

Es hora de comer y la ciudad se llena de aromas culinarios. Además de los restaurantes propios del lugar, hay diferentes espacios habilitados a modo de tabernas donde se sirven bocadillos de carne  y/o de butifarras hechas a la brasa. También en los diferentes puestos encontraremos un sinfín de especialidades y de productos típicos.

Seguimos nuestro recorrido hasta el río, donde diferentes espacios acogen una muestra de oficios en un zoco árabe. El lugar está repleto de stands y puestos de artesanos.

dscf1831-1

En el río destaca el puente medieval junto al que se establece un lugar para practicar el tiro con arco. Cruzamos al otro lado donde continuamos la visita. En el barrio de Les Adoberies (las tenerías) hay una zona dedicada a productos de proximidad donde encontraremos una extensa gama gastronómica conformada por quesos, cervezas, embutidos o pastelería, entre otros.

dscf1843-1

Otro de los espectáculos callejeros que nos amenizan la visita.

dscf1875-1

En una feria medieval como esta también hay espacio para ver cuáles eran los oficios típicos de esa época por medio de diferentes artesanos. De esta modo podemos observar al copista (en la imagen), a un herrero, a un espartero o a un soplador de vidrio, entre otros.

Hay también una representación de la vida medieval por medio de una recreación de un campamento de esa época.

Continuamos nuestro periplo por las calles hasta llegar al origen de nuestro recorrido.

El día ha transcurrido de forma muy agradable, con gran bullicio de personas y nuestras mochilas se han llenado con algún que otro dulce recuerdo de los puestos de comidas establecidos en el lugar.

Desde estas líneas os animamos a que lo descubráis, pero tendrá que ser el próximo año.

Nos vemos en un próximo rincón. Un saludo desde estas líneas.

Localización:

Nota: Todas las fotos que ilustran este reportaje fueron realizadas por mí en diciembre de 2016.

©Joan Oliveras. Todos los derechos reservados.

12 replies »

  1. Me encantan los mercadillos medievales, el de Alcalá de henares me pilla cerca y no hay año que me lo pierda. Aunque tengo ciertos peros respecto a los animales…pero los productos son geniales y el ambiente que se crea es único.
    El de Vic me queda un poco lejos la verdad, pero tiene una pinta estupenda, por Madrid no he visto ningún mercadillo en el que vendan setas y trufas deberían tomar nota. Un besote

    Le gusta a 1 persona

    • Cada año que pasa cobran más importancia estos mercados llenos de productos de la tierra y de artesanos. Y esto nos permite conocer otros lugares y otras costumbres que siempre son interesantes. Probablemente en Sibiu encuentres algo parecido. Aprovecho para tomar nota del de Tordesillas, un lugar interesante del que tengo buenas referencias y en el que todavía no he estado. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s