... EL PARIS DE MONTMARTRE

Place du Tertre – París

imageg7

Hoy nos vamos a descubrir una pequeña plaza que fue un gran escenario artístico en el París de finales del siglo XIX y principios del XX. Fue una época marcada por el glamour que impregnaba la Belle époque en pleno Montmartre. Un lugar que fue un paraíso para los artistas y pintores emergentes de aquel tiempo. Hoy visitamos la Place du Tertre.

Al llegar a ella, andando desde el cercano Sacré-Coeur (la basílica del Sagrado Corazón), ya nos sacuden los viejos aires bohemios de poco más de un siglo que gobernaban los fundamentos artísticos de aquella época.

Nada más llegar nos asaltan (dialécticamente hablando, claro) numerosos pintores que quieren conseguir hacernos un retrato a un precio razonable para ellos.

Esta bella plaza, situada en lo alto de una colina y de forma casi cuadrada, está envuelta por numerosos restaurantes y bares (ubicados en los bajos de edificios del siglo XVIII) cuyas terrazas a pie de calle nos hacen recordar en nuestra mente los aires bucólicos de ese París auténtico que nos transmiten las viejas fotografías en blanco y negro, dedicadas a esta parte de la ciudad, que hemos visto con anterioridad. De hecho este lugar era la Plaza Mayor del antiguo pueblo de Montmartre, antes de ser anexionado a París y mantiene el selecto esplendor de aquella época. Su Ayuntamiento se encontraba en el número 3 del lugar.

imageg5

Sentarse en las terrazas a tomar un refresco es despertar el sentido de la observación y de la curiosidad, pues todo pasa por delante de nuestros ojos y no podemos parar de observar lo que está ocurriendo a todo nuestro alrededor.

Árboles altos nos cobijan bajo su sombra y nos permiten la observación del lugar sin ser molestados por los rayos de sol que caen sobre nosotros.

A lo largo de la calle y en la parte interior de la plaza se encuentran los puestos de los pintores, artistas, retratistas, paisajistas, caricaturistas e, incluso, “silueteadores” (por definirlos de algún modo, ya que su trabajo consiste en recortar con tijeras una hoja de papel a semejanza de la silueta de tu cara proyectada de perfil).

imageg2

Aunque admiramos las bellas pinturas expuestas, éstas se venden a precios que sobrepasan nuestro presupuesto. Es un mercado al aire libre, donde el trajín de turistas, paseantes y pintores conforman una amalgama de color y de movimiento muy singular y entretenida.

No obstante el centro de la plaza se halla ocupado por terrazas cubiertas de restaurantes que le restan visibilidad al conjunto.

imageg4

Este enclave es un punto turístico de primer orden en esta ciudad de la luz y visita obligada de la misma. Y este hecho se debió precisamente a la instalación de varios artistas en las casas aledañas a la colina en esa época dorada de la que indicábamos al principio del articulo y convertir la plaza en un mercado de pinturas y dibujos a base de exponer y vender sus obras.

Esperamos que lo disfrutéis, al menos, tanto como nosotros.

Nos vemos en un próximo rincón. Un saludo desde estas líneas.

Localización:

Nota: Todas las fotos que ilustran este reportaje fueron realizadas en mayo de 2015.  ©Joan Oliveras. Todos los derechos reservados.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s